Menu
Your Cart

Turrón de Maní Argentino Arcor

Turrón de Maní Argentino Arcor
Turrón de Maní Argentino Arcor
0,50€
Precio sin IVA: 0,45€
  • Stock: En Stock

Oblea rellena de pasta de turrón y cacahuete.

Turrón de Maní Argentino Arcor o simplemente "Turron Arcor" es una golosina típica de Argentina. Consiste en dos obleas y un relleno de turrón y pasta de maní-cacahuete.

Ingredientes Turrón de Maní Argentino Arcor: jarabe de glucosa, harina de trigo, azúcar, maní tostado 10%, aceite de girasol, proteína vegetal hidrolizada, sal, emulsionante/emulgente (lecitina de soja).

Además el Turrón de Maní Argentino Arcor contiene espesante (gelatina/grenetina bovina), leudante/gasificante (bicarbonato de sodio), acidulante (ácido cítrico), aromatizante artificial.

Alérgenos: gluten, trigo, maní y soja.

Origen: Argentina

Un poco de historia

El turrón y el mazapán son primos tan cercanos que a veces se los confunde, se trata de dos productos diferentes. En la Argentina, el turrón, hijo dilecto de la Navidad, le gana en popularidad, por cierto.

Sin embargo, el mazapán aparece incluido como relleno de postres o dulces típicos en estos tradicionales festejos. Como tantos alimentos y tradiciones, el turrón y su primo el mazapán provienen de España.

Como suele suceder, ese país europeo debe a los árabes estas delicias que, en otros tiempos, fueron alimentos vitales para las largas travesías por los desiertos de Asia y África.Las comunidades que se apropian de alimentos ancestrales hacen un esfuerzo por adaptar el producto a sus materias primas y, desde ya, mejorarlo.

Vamos de Argentina para España

En Jijona, Alicante, España, hay una historia encantadora, que justifica la calidad de los turrones que allí se producen. Un rey español contrajo matrimonio con una princesa escandinava. Instalada en las cálidas tierras valencianas, la muchacha extrañó rápidamente el paisaje blanco de su tierra. Por eso, el monarca hizo sembrar cientos de almendros, para que en primavera crearan un techo blanco de flores.

Eso congratuló a la princesa.

Claro, como algo había que hacer con tantas almendras, allí nacieron, dicen, el turrón y el mazapán.

Si bien la almendra es la base común de ambos, el turrón se elabora con miel y, en algunas versiones, con yema de huevo. En cambio, el mazapán une la almendra finamente picada con una masa de batata y huevo.

En la Argentina se utiliza como bocadito o rellenando otras masas dulces. Las mesas se engalanan con una variedad y colorido, que suma versiones: con maní, con nuez, con frutas abrillantadas, con chocolate. El asunto es que sea dulce y atractivo.

Empezamos con el Mazapán

Nadie sabe bien de dónde procede el término mazapán. Para algunos, surgió de la expresión latina martius panis ("pan de marzo"). Otros adscriben la expresión griega pasamadión, que se transformó en masapadión y aludía a unos panes dulces hechos con frutas secas.

En cuanto al vocablo turrón, deriva de la expresión árabe torrat, que significa tostar o torrar. Hacía referencia a la cocción a la que era sometida una mezcla de miel y frutos secos, para lograr una consistencia sólida, pero fácil de comer.

La experiencia de saborear los torroni italianos es inigualable. Casi tanto como los fransk nougat, sólidos representantes de Dinamarca. En Francia, el nougat está hecho a base de miel y almendras, con aspecto y gusto parecidos al turrón.

En cualquier país árabe y en Israel abundan productos muy parecidos a los turrones locales. Pero en estas tierras, la palabra remite a Alicante. Si bien la preparación del turrón tiene pocos secretos, por alguna razón en esa provincia española de la Comunidad Valenciana los manejan mejor que otros: una mezcla de azúcares y miel se somete a fuego vivo, se le descarga la clara de huevo diluida para blanquearla y se deja que elimine toda el agua de la miel. A continuación se agregan las almendras tostadas y se revuelve la mezcla hasta lograr una masa homogénea y con los frutos bien distribuidos. Finalmente, la masa se coloca en moldes y se recubre de obleas. Es un proceso simple de unos 45 minutos.

En Alicante

La especialidad de Alicante, es el turrón duro, a base de almendras enteras bastante diferenciado del Turrón de Maní Argentino Arcor. En cambio, en Jijona, la especialidad más reconocida es el turrón blando, en la cual la almendra -reina del turrón- va molida.

Si hablamos de  Estambul, Turquía, está el lokúm, algo similar al mazapán. Es que en el afamado Caferzade -un negocio de dulces ubicado en el viejo mercado de Kadikoy, en Estambul- es muy fácil perderse entre la variedad de dulces, que conforman una paleta multicolor y perfumada. En el Gran bazar o en el Bazar de las Especias, se pierde la compostura.

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).
Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso.
Puede configurar o rechazar la utilización de cookies u obtener más información haciendo clic en la Política de cookies