Menu
Your Cart

Chinchulines de Ternera especiales para Barbacoa

Precio por Kg

TERNERA Corona de tripa de TERNERA TRENZADOS ARTESANALMENTE. Muy sabrosos para plancha o parrilla. Se recomienda cocinar los chinchulines a fuego lento hasta que estén crujientes sin que lleguen a tostarse demasiado.

ESTE PRODUCTO SE SIRVE CONGELADO EXCEPTO EN ENVÍOS FUERA DE BARCELONA CIUDAD Y SANT CUGAT QUE VIAJARÁ EN REFRIGERADO PARA CONSUMIR DENTRO DE LAS 48 HORAS QUE LLEGUE EL PEDIDO. EL PRODUCTO POR EL TRANSPORTE DE DELIVERY EN EL DÍA PUEDE LLEGAR EN ESTADO DE REFRIGERADO.

Chinchulines de Ternera especiales para Barbacoa, es particularmente el intestino delgado de la vaca.

La palabra chinchulín proviene de la voz quechua “chúnchull” y ha hecho referencia históricamente al triperío y particularmente al intestino delgado de la vaca.

Muy sabrosos para plancha o parrilla.

Se recomienda cocinar los chinchulines a fuego lento hasta que estén crujientes sin que lleguen a tostarse demasiado.

Historia de Chinchulines de Ternera especiales para Barbacoa

Las primeras referencias del chinchulín de ternera aparecen en la comida de olla colonial y poscolonial en el siglo XIX.

Como ingrediente del locro (plato típico argentino, que es como un cocido) y protagonista de comidas de olla.

Ya a principios del siglo XX llegando del campo y luego ya en la ciudad.

El chinchulín toma su lugar definitivo en la parrilla, en el clásico asado argentino, formando así, parte de la familia llamada, “achuras”.

Simplemente se asan y se sirve en forma de trenza o enteros.

Se les echa un poco de limón y sal, aunque en ocasiones también se le añaden otras salsas como chimichurri.

Recomendamos hacer el siguiente tratamiento para Chinchulines de Ternera especiales para Barbacoa:

Siempre lavarlos y cocinarlos con buena brasa, con la parrilla a 20 centímetros, durante 50 minutos totales más o menos.

Es importante, dorarlos pero no secarlos, a mitad de cocción darlos vuelta, salarlos y agregarles unas gotas de limón.

Los chinchulines son "compañeros" inseparables del asado argentino, jamás faltan en una buena parrillada.

Y se han convertido en una de las achuras favoritas del pueblo argentino.

La clave: deben quedar bien crocantes para convertirse en un manjar, por ello es que se han popularizado como un plato casi exclusivamente parrillero y casi no se cocina de otra manera.

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).
Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso.
Puede configurar o rechazar la utilización de cookies u obtener más información haciendo clic en la Política de cookies